Cómo desarrollar la intuición

La intuición es “saber” algo sin ser capaz de explicar racionalmente como llegaste a esa conclusión. Es esa corazonada o instinto que a menudo resulta en algo cierto, si lo ves en retrospectiva. Cuando has reducido tus opciones y estás atascado en una encrucijada, entrar en contacto con tu intuición puede ayudar. Aprende como separar el trigo de la pala, por decirlo de alguna forma, es difícil, pero la intuición puede ser desarrollada, especialmente si sigues algunas de estas ideas.

Pasos

  1. 1

    Confía en tus instintos. Puede ser difícil depender de algo que no entiendes, y probablemente no debes basar todas tus decisiones en la intuición. Por ejemplo, si estás contratando a alguien, debes mirar primero, y sobretodo, sus cualificaciones, de no ser así podrías estar discriminando accidentalmente. Pero cuando has sopesado todas las opciones y no hay ninguna escogencia racional y obvia, la intuición es realmente lo que te queda. Considera lo siguiente:

    • Básicamente, la intuición es como aprovechas rápidamente tu subconsciente, que es el “archivo” de todo tipo de información que conscientemente no recuerdas. Algunas veces te enteras de casa subconscientemente sin realmente darte cuenta de ello, tal como el lenguaje corporal. Se registra como “cierto sentimiento” que no puedes expresar o articular en ese momento, pero que podría ser perfectamente válida.
    • Sin intuición, no eres diferente a un ordenador. En ese caso, solamente tomarías decisiones basadas en hechos, y no siempre tendrás todos los hechos. Así que a menos que estés funcionando como una computadora, estás probablemente tomando decisiones basado en otros factores diferentes a la lógica ¿Por qué no aprender cómo usar tu intuición también?
    • Incluso algunos de los más famosos científicos, los pensadores más lógicos de todos los tiempos, han hecho sus más grandes descubrimientos basados en destellos de intuición (piensa en Newton y la manzana que cayó en su cabeza, o en Arquímedes gritando “Eureka!” en su bañera).
  2. 2

    Cuando te haces una pregunta a tí mismo, escucha la primera respuesta que viene a tu mente. Eso no es fácil, porque varios pensamientos inundarán tu mente a la vez. Por ejemplo, imaginemos que estás mirando un menú. Tratando de escoger que vas a pedir, escoge el primer plato que sobresalga ante tus ojos. Ignora el resto de tus pensamientos, como “Pero, no he ni siquiera mirado los platos especiales… pero mi amiga está a dieta y me siento mal comiendo esto en frente de ella… pero mi tío dijo que las el puré de patatas que él se comió estaba muy blando..blah, blah, blah.” No insistas en eso. Solo escoge algo. ¿Te da miedo? ¿qué pasaría si te equivocases con tu decisión?..Pero vas a estar bien.

  3. 3

    Medita.

    Medita. Limpiar tu mente de pensamientos repetitivos y preocupaciones hará más fácil “escuchar” tu intuición. Encuentra una técnica de meditación con la que te sientas cómoda usándola y practicándola.

  4. 4

    Escucha tus instintos. Hay una razón, y es conocida como “corazonada”. Muchas veces, una decisión que “sabes” no es correcta te hace sentir algo así como un “malestar” en el área del estómago.

  5. 5

    Lleva un diario de intuiciones. Cada día, usa tu intuición para tratar de adivinar algo. . Pero no tienes que actuar en consecuencia. Sólo escríbelo. Enfócate en frases como “Tengo un presentimiento que…” o “Mi intuición me dice que… ” Si hay cualquier sensación asociada con tu intuición, tal como una visión, o un sentimiento de incomodidad o malestar físico, asegúrate de registrarlo en tu diario. Posteriormente puedes revisarlo, y ver que tan a menudo estabas en lo cierto. Conforme vayas aprendiendo a reconocer las señales de tu intuición, y veas que te está llevando en la dirección correcta, tu confianza crecerá y de igual forma lo hará tu poder intuitivo.

  6. 6

    Ejercita el lado derecho de tu cerebro. La intuición surge del hemisferio derecho del cerebro, que es el mismo que controla el pensamiento no verbal, el holístico y la expresión. Algunas formas de “ejercitar” tu intuición son:

    • Ser creativo

    • Bailar

    • Pintar

    • Visualiza

    • Tormenta de ideas

¿Qué son los mapas mentales?

Ejemplos de mapas mentales
http://www.cognitioinstitute.es/mindcoaching

Los mapas mentales son un método muy eficaz para extraer y memorizar información. Son una forma lógica y creativa de tomar notas y expresar ideas que consiste, literalmente, en cartografiar sus reflexiones sobre un tema.

Todos los mapas mentales tienen elementos comunes. Cuentan con una estructura orgánica radial a partir de un núcleo en el que se usan líneas, símbolos, palabras, colores e imágenes para ilustrar conceptos sencillos y lógicos. Permiten convertir largas y aburridas listas de datos en coloridos diagramas, fáciles de memorizar y perfectamente organizados, que funcionan de forma totalmente natural, del mismo modo que el cerebro humano.
Para entender mejor qué es un mapa mental, imaginemos el plano de una ciudad. El centro de la urbe representa la idea principal, las principales avenidas que llevan al centro representan los pensamientos clave del proceso mental, las calles menores representan los pensamientos secundarios, etc. Las imágenes o formas especiales pueden representar monumentos o ideas especialmente importantes.
El mapa mental es el espejo externo en el que se reflejan sus pensamientos con ayuda de un proceso gráfico de gran fuerza, lo que proporciona la clave universal para desbloquear el potencial dinámico del cerebro.

Las cinco características fundamentales de los mapas mentales:

  • La idea, el asunto o el enfoque principal se simboliza en una imagen central.
  • Los temas principales irradian de la imagen central como “bifurcaciones”.
  • Las bifurcaciones incluyen una imagen o palabra clave dibujada o impresa en su línea asociada.
  • Los temas de menor importancia se representan como “ramas” de la bifurcación oportuna.
  • Las bifurcaciones forman una estructura de nodos conectados.
ejemplo de Mind Map

El cerebro y el sistema nervioso. ¿No te has preguntado nunca qué mueve tu ser?

Mientras haces un importante examen de matemáticas, sabes que tu cerebro está trabajando muy duro. Pero tu cerebro hace mucho más que limitarse a recordar fórmulas. ¿Te empiezan a sudar las manos mientras te reparten el examen? Es porque tu cerebro está funcionando. ¿Sientes un gran alivio cuando te das cuenta de que te sabes la respuesta a una pregunta? También se lo debes a tu cerebro. Y si, también es tu cerebro el responsable de que se te vaya momentáneamente el santo al cielo y empieces a pensar con la gran fiesta a la que irás el próximo viernes por la noche.
Cuerpo básico: cerebro and sistema nervioso
El cerebro es el órgano más mandón de todo el cuerpo: da órdenes prácticamente a todas las demás partes del cuerpo sobre qué tienen qué hacer, constantemente, independientemente de que tú seas consciente de ello. No solo controla lo que piensas y sientes, cómo aprendes cosas y las recuerdas y la forma en que te mueves, sino también muchas cosas de las que te das menos cuenta, como el latido del corazón o que a determinada hora te entre sueño o estés de lo más despierto.

¿Por qué es tan importante el cerebro y el sistema nervioso en el día a día?

Si te imaginas el cerebro como un ordenador central que controla todas las funciones del organismo, entonces el sistema nerviosovendría a ser una red o entramado que envía mensajes en ambos sentidos entre el cerebro y las distintas partes del cuerpo. Lo hace a través de la médula espinal, la cual, partiendo del cerebro, desciende por la espalda y contiene nervios en su interior, una especie de filamentos que se ramifican hacia los demás órganos y partes del cuerpo.
Cuando llega un mensaje al cerebro procedente de cualquier parte del cuerpo, el cerebro envía a su vez un mensaje a esa parte del cuerpo que le indica cómo debe reaccionar. Por ejemplo, si tocas accidentalmente un horno caliente, los nervios de tu piel enviarán un mensaje de dolor a tu cerebro, el cual enviará, a su vez, un mensaje a los músculos de tu mano para que la retires? ¡Afortunadamente, esta carrera de relevos neurológicos dura mucho menos que el tiempo que se tarda en leer su descripción!

¿Cómo funciona el cerebro?

¿Por qué no puedes hacerte cosquillas a ti mismo?
Teniendo en cuenta todo lo que hace, el cerebro humano es increíblemente pequeño, pesando solo unos 1.360 g. De todos modos, tiene multitud de pliegues y surcos, que le proporcionan la superficie adicional necesaria para almacenar toda la información importante sobre el cuerpo.
La médula espinal, por su parte, es un largo amasijo de tejido nervioso de unos 45 cm. de largo y poco menos de 2 cm. de grosor. Se extiende desde la parte inferior del cerebro hasta el extremo inferior de la columna vertebral. A lo largo de todo su recorrido, diversos nervios se van ramificando hacia el resto del cuerpo, lo que se conoce como sistema nervioso periférico.
Tanto el cerebro como la médula espinal están protegidos por huesos: el cerebro por los huesos del cráneo, y la médula espinal, por una serie de huesos entrelazados en forma de anillo denominados vértebras que conforman la columna vertebral. Ambos están protegidos y amortiguados por capas de membranas denominadas meninges, así como por un líquido especial denominado líquido cefalorraquídeo. Este líquido ayuda a proteger al tejido nervioso, a mantenerlo sano y a eliminar sus productos de desecho.
El cerebro está compuesto por tres grandes partes: el cerebro anterior, el cerebro medio o mesencéfalo y el cerebro posterior.

El cerebro anterior

El cerebro anterior es la parte más voluminosa y compleja del cerebro humano. Está formado por el telencéfalo -el área con todos los pliegues y surcos que se reproduce típicamente en las ilustraciones del cerebro- así como por otras estructuras que hay debajo del telencéfalo.
El telencéfalo contiene la información que, básicamente, nos convierte en lo que somos: la inteligencia, la memoria, la personalidad, las emociones, el habla y la capacidad de sentir y movernos. Áreas específicas del telencéfalo se encargan de procesar diferentes tipos de información. Se denominan lóbulos, y el cerebro consta de cuatro: frontal, parietal, temporal y occipital.
El telencéfalo se divide en dos mitades, denominadashemisferios, que están conectadas por la parte central mediante un haz de fibras nerviosas (el cuerpo calloso) que les permite comunicarse.
Aunque ambas mitades pueden parecer idénticas, como una imagen y su reflejo, muchos científicos creen que tienen funciones diferentes. El hemisferio izquierdo se considera lógico, analítico y objetivo, mientras que el derecho se considera más intuitivo, creativo y subjetivo. O sea que, mientras resuelves un problema de matemáticas, utilizas el hemisferio izquierdo, mientras que, cuando escuchas música, utilizas el derecho. Los científicos creen que en algunas personas predomina el hemisferio izquierdo, mientras que en otras lo hace el derecho y en otras no predomina ningún hemisferio, utilizando ambos hemisferios en la misma medida.
La capa más externa del telencéfalo se denomina córtex ocorteza cerebral (también conocida como “materia gris”). La información recogida por los órganos sensoriales llega a la corteza cerebral a través de la médula espinal. Seguidamente esta información se envía a otras partes del sistema nervioso para su ulterior procesamiento. Por ejemplo, cuando tocas un horno caliente, esa información no solo es procesada para que muevas la mano, sino que también es enviada a otras partes del cerebro para ayudarte a recordar que no debes volver a tocar un horno caliente en el futuro.
En la parte interna del cerebro anterior se encuentran el tálamo, el hipotálamo y la hipófisis. El tálamo se encarga de enviar los mensajes procedentes de los órganos sensoriales, como los ojos, las orejas y los dedos, a la corteza cerebral. El hipotálamo controla el pulso, la sed, el hambre, los patrones de sueño y otros procesos corporales que ocurren en el organismo de forma automática. También controla la hipófisis, una glándula que fabrica las hormonas que controlan el crecimiento, el metabolismo, la digestión, la maduración sexual y la respuesta al estrés.

El cerebro medio

El cerebro medio o mesencéfalo, situado debajo de la parte central del cerebro anterior, actúa a modo de maestro de ceremonias, coordinando todos los mensajes que llegan al cerebro y los que salen de él.

El cerebro posterior

El cerebro posterior se encuentra debajo de la parte posterior del telencéfalo y engloba el cerebelo, el puente y la médula oblonga. El cerebelo -que en latín significa “pequeño cerebro” porque parece una versión a pequeña escala del cerebro- controla el equilibrio, el movimiento y la coordinación. El puente y la médula oblonga, junto con el cerebro medio, integran el denominadotronco cerebral. El tronco cerebral recibe, envía y coordina todos los mensajes cerebrales. También controla muchas de las funciones corporales automáticas, como la respiración, la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la conducta de tragar, la digestión y el parpadeo.

¿Cómo funciona el sistema nervioso?

El funcionamiento básico del sistema nervioso depende en gran medida de multitud de células diminutas denominadas neuronas. El cerebro contiene millones de esas células, que están especializadas en muchos tipos distintos de funciones. Por ejemplo, las neuronas sensoriales captan información sensorial en los ojos, los oídos, la nariz, la lengua y la piel y la envían al cerebro. Las neuronas motoras reciben información procedente del cerebro e indican a las distintas partes del cuerpo cuándo deben moverse.
Todas las neuronas del cuerpo se trasmiten información entre sí a través de un complejo proceso electroquímico, estableciendo conexiones entre sí que afectan a la forma en que pensamos, aprendemos cosas, nos movemos y nos comportamos.

Inteligencia, aprendizaje y memoria

Cuando naciste, tu sistema nervioso contenía la máxima cantidad de neuronas que tendrás en toda tu vida, pero muchas de ellas no estaban conectadas entre sí. A medida que fuiste creciendo y aprendiendo cosas, la información se fue trasmitiendo de una neurona a otra una y otra vez, creándose conexiones o vías nerviosas en tu cerebro. Por eso aprender a montar en bicicleta o a conducir un coche requiere tanta concentración pero después, cuando las conexiones ya están establecidas, el proceso se automatiza.
En los niños pequeños el cerebro es sumamente adaptable y flexible; de hecho, cuando una parte del cerebro de un niño se lesiona, a menudo otra parte puede pasar a desempeñar parte de las funciones perdidas. Pero, a medida que nos hacemos mayores, al cerebro cada vez le cuesta más establecer nuevas conexiones o redes neuronales, lo que determina que nos resulte más difícil aprender tareas nuevas o cambiar pautas de conducta establecidas. Por eso muchos científicos consideran que es importante seguir planteándole retos a nuestros cerebros proponiéndonos nuevos aprendizajes y estableciendo nuevas conexiones, ya que eso nos ayudará a mantener activo al cerebro durante todo el ciclo vital.
La memoria es otra función compleja del cerebro. Las cosas que hacemos, aprendemos y vemos se procesan primero en la corteza cerebral y luego, si esa información es lo suficientemente importante para que merezca la pena recordarla permanentemente, se envía a otras partes del cerebro (como elhipocampo y la amígdala) a fin de que la retengamos en la memoria a largo plazo. Conforme esos mensajes viajan por el cerebro, se crean conexiones y redes neuronales que son los fundamentos de la memoria.

Movimiento

Distintas partes del telencéfalo se encargan de mover distintas partes de cuerpo. El hemisferio cerebral izquierdo controla los movimientos del lado derecho del cuerpo y viceversa. Por ejemplo, cuando das una patada a una pelota de fútbol con el pie derecho, es el hemisferio cerebral izquierdo el encargado de enviar el mensaje que te permite hacerlo.

Funciones corporales básicas

Una parte del sistema nervioso periférico denominada sistema nervioso autónomo es la encargada de controlar muchos de los procesos corporales en los que casi nunca necesitamos pensar, como la respiración, la digestión, la transpiración (o sudoración) y la conducta de temblar. El sistema nervioso autónomo está compuesto por dos subsistemas: el sistema nervioso simpático y el parasimpático.
El sistema nervioso simpático prepara al cuerpo para las respuestas rápidas en situaciones de estrés, como presenciar un atraco a mano armada. Cuando ocurre algo peligroso, el sistema nervioso simpático hace que el corazón bombee más deprisa para que envíe más sangre a las distintas partes del cuerpo que podrían necesitarla. También hace que las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones, liberen adrenalina, una hormona que ayuda a proporcionar una fuerza adicional a los músculos para una huída rápida. Este proceso se denomina respuesta de “lucha o huída”.
El sistema nervioso parasimpático hace justamente lo contrario: prepara al cuerpo para el descanso. También desencadena en el sistema digestivo los movimientos necesarios para digerir la comida a fin de que el cuerpo pueda asimilar eficazmente los nutrientes contenidos en los alimentos que ingerimos.

Los sentidos

Tus ojos pueden ver a tu mejor amigo acercándosete -pero, si no tuvieras cerebro, ni siquiera lo reconocerías. Tu pizza preferida seguro que está deliciosa -pero, si no tuvieras cerebro, tus papilas gustativas no te permitirían saber si te estás comiendo una pizza o la caja de cartón donde venía. Ninguno de los órganos sensoriales tendría ninguna utilidad sin el procesamiento de la información sensorial que tiene lugar en el cerebro.
  • Vista. Probablemente la vista nos dice muchas más cosas sobre el mundo que nos rodea que cualquier otro sentido. La luz que nos entra en los ojos proyecta una imagen invertida sobre la retina. La retina transforma la luz en señales nerviosas y las envía al cerebro, el cual invierte la imagen para que la veamos del derecho y nos indica qué es lo que estamos viendo.

  • Oído. Todos los sonidos que oímos son el resultado de ondas sonoras que nos entran por los oídos y nos provocan vibraciones en los tímpanos. Esas vibraciones son transferidas a lo largo de la cadena de huesecillos del oído medio y transformadas en señales nerviosas. Seguidamente la corteza cerebral procesa esas señales y nos indica qué estamos oyendo.

  • Gusto. La lengua contiene grupitos de células sensoriales denominadas papilas gustativas que reaccionan a las sustancias químicas que hay en los alimentos. Las papilas gustativas reaccionan a los sabores dulce, ácido, salado y amargo, y envían mensajes a las áreas de la corteza cerebral encargadas de procesar el sabor.

  • Olfato. Las células olfativas de la mucosa que recubre el interior de los orificios nasales reaccionan a las sustancias químicas que inspiramos y envían mensajes al cerebro a través de nervios específicos. Según los expertos, el cerebro es capaz de distinguir entre más de 10.000 olores diferentes. Con una sensibilidad tan desarrollada, no es de extrañar que los investigadores sugieran que los olores están íntimamente ligados a los recuerdos.

  • Tacto. La piel contiene más de 4 millones de receptores sensoriales -mayoritariamente concentrados en los dedos, la lengua y los labios- que captan información relacionada con el tacto, la presión, la temperatura y el dolor, y la envían al cerebro para que la procese y reaccione en consonancia.

Problemas que pueden afectar al cerebro

Puesto que el cerebro lo controla todo, cuando hay algún problema en el cerebro, este suele ser grave y puede afectar a muchas partes del cuerpo y funciones diferentes. Las enfermedades hereditarias, los trastornos cerebrales asociados a la enfermedad mental y los traumatismos craneoencefálicos pueden afectar al modo en que funciona el cerebro y alterar las actividades diarias de las demás partes del cuerpo.
He aquí algunos de los problemas que pueden afectar al cerebro:
Tumores cerebrales. Un tumor es una inflamación provocada por un crecimiento anómalo de tejido. Los tumores cerebrales pueden crecer muy lentamente produciendo muy pocos síntomas hasta alcanzar un tamaño considerable, o bien crecer y extenderse rápidamente, provocando síntomas graves y que empeoran rápidamente.
Los tumores cerebrales pueden ser benignos o malignos. Los benignos generalmente se limitan a áreas muy concretas del cerebro y se pueden curar mediante cirugía si están ubicados en lugares donde pueden extirparse sin dañar los tejidos adyacentes. Los tumores malignos son cancerosos y tienen más probabilidades de crecer y extenderse rápidamente.
Parálisis cerebral. La parálisis cerebral está provocada por un defecto en el desarrollo o bien por una lesión cerebral previa al nacimiento o que se produce durante el parto. Afecta a las áreas motoras del cerebro. Una persona con parálisis cerebral puede tener una inteligencia promedio o presentar graves retrasos del desarrollo o deficiencia mental.
La parálisis cerebral puede afectar al movimiento corporal de muchas maneras diferentes. En los casos más leves, solo se asocia a una leve debilidad en los músculos de las extremidades. En otros casos puede haber mayor grado de discapacidad -una persona puede tener problemas para hablar y para realizar movimientos básicos, como andar.
Epilepsia. La epilepsia es una afección del sistema nervioso que cursa con convulsiones. Las convulsiones parciales solo afectan a áreas específicas del cerebro y los síntomas varían dependiendo de la ubicación del foco epiléptico. Otras convulsiones, denominadas crisis generalizadas, afectan a una parte más extensa del cerebro y generalmente se asocian a movimientos descontrolados de todo el cuerpo y pérdida de conciencia. Aunque en muchos casos los médicos desconocen su causa, la epilepsia puede asociarse a lesiones, tumores o infecciones cerebrales. La tendencia a desarrollar epilepsia se puede heredar por familias.
Dolor de cabeza. Hay muchos tipos de dolores de cabeza. Algunos de los más frecuentes son:
  • la cefalea tensional (el más común de todos) está provocada por la tensión muscular acumulada en la cabeza, el cuello y los hombros
  • la migraña es un dolor de cabeza fuerte y recurrente de causa poco clara
  • la cefalea en brotes suele considerarse un subtipo de migraña.
Las migrañas pueden aparecer con o sin previo aviso y durar varias horas o días. La tendencia a tener migraña parece tener una base hereditaria. Las personas que tienen migraña pueden presentar un episodio de este tipo al exponerse a un “desencadenante” (por ejemplo, determinado alimento), y pueden experimentar mareos, entumecimiento, náuseas, sensibilidad a la luz (o fotofobia) y/o ver líneas zigzagueantes.
Meningitis y encefalitis. Son infecciones que afectan al cerebro y la médula espinal y que suelen estar provocadas por bacterias o virus. La meningitis es una inflamación de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal, y la encefalitis, una inflamación del tejido cerebral propiamente dicho. Ambos trastornos pueden provocar lesiones permanentes en el cerebro.
Enfermedad mental. Las enfermedades mentales engloban una amplia variedad de problemas en la forma de pensar y de funcionar que tienen algunas personas. Los expertos saben que algunas enfermedades mentales se asocian a anomalías estructurales o químicas presentes en el cerebro. Algunas enfermedades mentales se heredan, pero a pesar de que los investigadores saben que esas enfermedades se dan más en unas familias que en otras, todavía no han logrado identificar su causa. Las lesiones cerebrales y el abuso de las drogas y el alcohol también pueden desencadenar algunas enfermedades mentales.
Los signos de las enfermedades mentales crónicas, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia, pueden empezar a manifestarse durante la infancia. Las enfermedades mentales que pueden afectar a los jóvenes incluyen la depresión, los trastornos de la conducta alimentaria como la bulimia o la anorexia nerviosa, el trastorno obsesivo-compulsivo y las fobias.
Traumatismos craneoencefálicos. Los traumatismos craneoencefálicos se dividen en dos categorías: externos (generalmente afectan al cuero cabelludo) e internos. Los traumatismos craneoencefálicos internos pueden afectar al cráneo, los vasos sanguíneos que hay en su interior o el tejido cerebral propiamente dicho. Afortunadamente, en la mayoría de caídas y golpes en la cabeza solamente se lesiona el cuero cabelludo, lo que suele ser más aparatoso que peligroso. Los traumatismos craneoencefálicos internos suelen tener implicaciones más graves porque el cráneo actúa a modo de casco protector del delicado tejido cerebral.
Las conmociones cerebrales son un tipo de traumatismo craneoencefálico interno que cursa con pérdida temporal de la función cerebral normal. Las conmociones cerebrales repetidas pueden provocar lesiones cerebrales permanentes. La práctica deportiva es una de las actividades en que los jóvenes sufren más conmociones cerebrales. Por lo tanto, es importante que lleves el equipo de protección apropiado cuando practiques deporte y que dejes de practicarlo cuando sufras un traumatismo craneoencefálico.

Procrastrinación Estructurada: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Fuente: www.ticsyformacion.com 

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” es sólo eso, una frase que alguien como nuestro protagonista (le llamaremos Manuel) dice habitualment cuando se le presenta la oportunidad. ¿Por qué?
Desde que tiene conciencia, Manuel ha sido de aquellas personas que posponen todo para “al rato”; en el trabajo, en su casa y en su vida personal. Muchos asegurarían que las posibilidades de que Manuel sea una persona productiva y eficiente están en 1/0, sin embargo, Manuel podría llegar a ser un “procrastinador estructurado”.
Un procastinador es esa persona que pospone lo importante y lo sustituye por acciones irrelevantes, sin embargo, para John Perry, filósofo y profesor de la Universidad Riverside, posponer las tareas y “dedicar” el tiempo a otras cuestiones que parecen improductivas es el menor de los problemas. En su libro La procrastinación eficiente; Guía para dar largas y posponer todo de manera productiva, asegura que esta “mala conducta” puede ser el atajo para llegar a una mayor productividad y aprovechamiento del tiempo. Así que si eres un procastinador, no dejes de leer porque tu caso tiene salvación.
The Author ProcrastinatingDe acuerdo con el autor, que se considera a sí mismo un procrastinador declarado, todos podemos llegar a ser procrastinadores eficientes, pues el arte de postergar puede traer beneficios a corto plazo sin darse cuenta o “conseguir que este rasgo negativo trabaje en tu favor”. A este método el autor le llama procrastinación estructurada
¿Cómo funciona? Es raro que los procrastinadores no hagan absolutamente nada; hacen cosas ligeramente útiles, como ocuparse del jardín o afilar lápices o dibujar un diagrama de cómo van a reorganizar sus archivos cuando se pongan a hacerlo, no obstante se les puede motivar para que hagan tareas difíciles, oportunas e importantes, siempre que sean un medio para no hacer algo más importante, afirma el autor. La procrastinación estructurada no es nada más que organizar las tareas que se tienen que realizar, de tal manera, que estas perezcan pequeñas cosas a realizar.
Pero, no todos los procrastinadores son eficientes; hay grados de alerta. “No todos somos procrastinadores, ni a todos los procrastinadores les será de ayuda reconocer la estrategia de la procrastinación estructural, porque a veces es una manifestación de problemas más profundos que exigen más terapia de la que puede ofrecerles una filosofía ligera”, indica al asegurar que antes de entregar oficios importantes para Stanford o trabajos finales, inclusive ensayos postergados; prefería regar el jardín, es más según indica, afilar sus lápices antes de realizar lo que para él era importante, era lo más importante. 
¿Cómo ser un procrastinador estructurado?
Como muchos de los procrastinadores, lo primero que necesitan es una guía que estructure las cosas importantes y no tan importantes por hacer. El primer paso es realizar una lista de actividades prioritarias a realizar. ¡Pero ojo! El autor no nos habla de la realización de una lista como la que estamos acostumbrados –donde apuntamos los asuntos más importantes y los asuntos de vida o muerte– se refiere a una lista de actividades diaria. 
Ejemplo: 
1. Apagar la alarma. 

2. No pulsar el botón repetidor. 

3. Levantarme. 
4. Ir al cuarto de baño.
5. No volver a la cama.
6. Ir a la planta baja. 
7. Hacer café. 

Por más absurdo que parezca, la procrastinación es un desorden que puede convertirse en un modo de vida, es por ello que el autor recomienda realizar una lista más larga y ordinaria a la que estarían acostumbrados a realizar, mientras más cosas absurdas contenga, más rápido se finalizarán todas y así, de manera inconsciente nos sentiremos más útiles y eficaces.  Cuando me siento en la cocina con una taza de café, me doy cuenta que no sólo he realizado una cosa de la lista, sino siete; indica el autor. 
¿Podría funcionar? El consejo de la procrastinación estructurada no es hacer miles de listas con una infinidad de tareas rutinarias o burdas para hacerlas importantes. No, la recomendación es hacer, paso a paso, una o varias tareas que sean de suma importancia, esto ayudará a dividir cada una de las tareas en varias que sí puedas terminar.
Como primera recomendación, para los procrastinadores fervientes, se les recomienda realizar una lista extensa, en un principio, esto ayudará a concluir más tareas de las que se pueden realizar sin una lista en mano. Como otros consejos, John Perry recomienda acompañar la lista con una “lista de canciones” para asegurar el ritmo adecuado que te ayudará a realizar la tarea de la forma correcta.
“La música tiene una conexión directa con las emociones, no hay nada mejor que llegar a la computadora con una de tus canciones favoritas, escoge la adecuada y empieza.
También asegura, hay que tener cuidado con los distractores como la televisión, ordenador, internet, el mòbil… si sabes que te distraes fácilmente, evita tener contacto con ellos, desconéctalos o agrega recordatorios que te indiquen cerrar las pestañas o programas que no vas a necesitar. Evita tener mil y una ventanes abiertas en el navegador.

Y como todo procrastinador necesita una ayudadita, Perry asegura que juntarte con otros procrastinadores podría facilitar el trabajo: “Así, si tardabas tres meses en realizar un trabajo pendiente, con un procrastinador de compañero, puedes tardar dos”. Pero eso sí, evita juntarte con personas que no postergan, lo único que ocasionarías es frustrar a tu compañero y postergar su trabajo, asegura irónicamente el autor. Y tener un excesivo gasto en tu autoestima por no poder seguir su ritmo. 

¿Tienes ya un mentor-coach en tu vida profesional?

Fuente original: www.google.com
Durante el transcurso de nuestra vida profesional existen personas que marcan o han marcado momentos; sin embargo, pocas son las que representan un apoyo significativo en para ser un profesional y una mejor persona.
Cuando esto sucede, puedes decir que te has encontrado con un mentor.
¿Pero quién es este personaje y de qué manera ayuda en nuestra vida laboral? Pues es una figura vital en la carrera profesional de una persona, que se encarga de darle una retroalimentación constante sobre su profesión y ayuda a mejorar aquellas áreas en las que necesita crecer.
Es tal su impacto y beneficio, que todo profesional debería tener su mentor y reunirse de manera periódica con él, agrega Borghino. 
Mucho se ha hablado de programas de Mentoring o de Mentor-Coach que ofrecen empresas consultoras, aquellos donde pagas a un profesional por sus servicios de guía con el propósito de encontrar al mentor que llevas dentro.
Sin embargo, hablar de mentores, no significa sólo servicios pagados, horas facturadas, ni cobros por consejo, sino de una ‘amistad profesional’, de otro profesional con unas capacidades de reflexión especialmente entrenadas como coach, y que te ayudan a ver diversas opciones y puntos ciegos. 
El propósito de contar con una de estas figuras es cambiar actitudes, pensamientos, visiones y formas en la vida profesional, pues “cuando se tiene un mentor, hay que estar conscientes de que se busca un ambiente de retroalimentación y feed back continuo”.
Y para  ello es recomendable estar preparado con las siguientes características: 
Amplio criterio. Uno de los principales objetivos de contar con un mentor es tener un soporte profesional, y esto no quiere decir que estará siempre de acuerdo con cada una de tus acciones. Tienes que forjar un amplio criterio para recibir consejos distintos a los que tomarías, analizar sus beneficios y complementar tus acciones. 
Resistencia a la autocrítica. No muchas veces te encontrarás con llamadas de atención positivas, debes estar preparado para recibir un feed back negativo cuando sea necesario. De esta forma, tendrás que realizar una autocrítica y verificar cuáles son los pasos que estás siguiendo de manera errónea y cómo puedes cambiar tu forma de operarlos. 
Saber escuchar. En muchas ocasiones oír no es suficiente.Hay que aprender a escuchar a tu mentor, por algo lo has escogido como guía profesional. Recuerda que los consejos que te brinden son para que puedas mejorar en tu vida profesional. Atiende sus consejos, analízalos y aprende a separar lo que puedes y no ejecutar de ellos, esta parte también es fundamental para un líder. 
Ambición y preparación. Debes de contar con la ambición de ser cada día mejor como profesional y tener la astucia para prepararte de manera continua en tus áreas de talento, así los encuentros con tu mentor serán mejor aprovechados.
Borghino asegura que llegar preparado a las citas con tu mentor es la mejor manera de aprovechar estos encuentros y tener un derroche intelectual. 
¿Cómo podemos identificarlos?
El experto en temas de factor humano y coaching destaca que un profesional puede tener varios mentores en el transcurso de su vida profesional, los cuales son aquéllos que le ayudan a tener un mejor desempeño, le aconsejan qué caminos tomar y le corrigen cuando la situación lo amerita.
“No necesariamente tienes un mentor por el resto de tu vida. La gente cambia de mentores hasta que encuentras uno definitivo, vas cambiando en la medida en que vas evolucionando. También es posible que tu mentor llegue a su nivel de incompetencia, entonces es momento de decir adiós y buscar otra persona que se convierta en un reto profesional para ti”, agrega. 
Sin embargo, identificarlo podría ser difícil. Para ello, Borghino nos menciona algunos de los rasgos que poseen estos personajes y te ayudarán a elegir una mejor opción en la cual encontrar el respaldo profesional que necesitas: 
* Amplia experiencia profesional. La experiencia profesional es fundamental para los mentores, deben contar con una vida exitosa en el ámbito laboral. Estos personajes suelen ser ex jefes, profesores de la carrera, clientes o compañeros de trabajo con altos rangos. 
* Gran criterio. Debe ser una persona que dé entrada a varias soluciones para el mismo problema. Que esté abierto a la autocrítica y a la retroalimentación, de esta forma podrá guiar de manera profesional. 
* Habilidad sicológica. Según Borghino, los mentores deben tener la habilidad sicológica para poder influenciar, de manera positiva, en la vida de su protegido. Deben tomarse como profesores y profetas en los que se va a confiar una vida profesional. 
* Conocimiento en el comportamiento humano. En mucha ocasiones, los mentores pueden convertirse en coaches personales, por lo que deben tener un amplio conocimiento de la vida, incluso pueden convertirse en consejeros de la vida matrimonial y familiar de sus discípulos. 
Se debe tomar en cuenta que la relación con un mentor necesita una preparación constante y una amistad profesional sólida.
Por ello, Borghino brinda algunas recomendaciones que pueden ayudar en la relación con este personaje: 
·         Nunca tu jefe. 
Tu mentor nunca debe ser tu jefe o supervisor inmediato, esto podría causar problemas éticos en su relación.
Recuerda que un mentor dará su punto de vista, de manera objetiva, en la problemática, más no dirá exactamente cómo se debe actuar. Toma en cuenta sus consejos y ejecuta tus propias soluciones. 
·         Ten respeto y confianza.
Estos personajes tienen mayor conocimiento y vida profesional, respeta su persona y sus experiencias. Escucha con atención y aprende de sus consejos. También la confianza es fundamental para que exista una comunicación asertiva y una retroalimentación mutua. 
·         Nunca escojas un mentor por afinidad.
 Lo que buscas es un guía profesional, no a un amigo.Tu mentor debe ser tu asesor y consejero. La mayoría de las veces la amistad puede nublar la percepción profesional de los consejos que tu mentor brinde. Sin embargo, como en todo, hay excepciones. 
·         Contáctalo de manera periódica. 
Un mentor debe tener una relación continua contigo, Borghino recomienda que las citas sean frecuentes y se lleven bajo un plan de trabajo. Verifica cuáles son los temas en que necesitas asesoramiento y mantén un plan conjunto. 
Es común pensar que esta persona tiene la solución a todos los problema, comenta el experto, pero en realidad lo que puede proporcionar es orientación para tratar el tema, más no te dirá qué debes hacer y qué no.
“Da caminos y soluciones alternativas que te ayudarán a salir adelante, sin embargo, tú eres el que tiene la última palabra”. 
·         Encuéntralo y pregúntale. 
Para muchos, la duda es saber cómo tenerlo. Si bien la experiencia es diferente para cada persona, existirán mentores a los que no es necesario pedir su ayuda, la amista, respeto y confianza pueden propiciarla de manera espontanea. En caso contrario, se recomienda acercarte y preguntarle si te puede asesorar en temas en común. La clave para conseguir un mentor es acercarse a esa persona.

Recopilado por mecoach

Fuente original: http://www.altonivel.com.mx

¿Crisis de los 40 también el trabajo? Cambia o te cambian.


Empecemos con un par de preguntas: ¿Te gusta tu trabajo? ¿Estás en un ‘parón’ y no sabes hacia dónde ir? ¿Qué te llevo a estudiar lo que estudiaste? ¿Cuáles eran tus objetivos entonces? ¿Eras consciente de que esa decisión marcaría los próximos 40 años de tu vida? ¿Y ahora, cuáles son tus objetivos?
Fuente original: http://caleb.mx/caleb/

Cuando llega el momento de decidir cuál será nuestra profesión, es muy común que experimentemos una guerra interior entre quiénes somos y el papel que elegimos desempeñar en la historia de nuestra vida, o influenciados por nuestro propio entorno familiar, amigos, etc. Pero, esta decisión, como otras, la tomamos alrededor de los 17 y 18 años cuando decidimos ir a la universidad o incluso antes si optamos por una FP, lo que tiene un profundo impacto en el resto de la vida, y más cuando nuestros objetivos a los 20 son diferentes a los que tenemos con 40.

Esta decisión es una de las más importantes de nuestra vida, fundamentalmente por el impacto y relevancia que tiene en nuestro futuro. Entre los 25 y los 65 años de edad (o 67 años y subiendo), las personas dedicamos más del 60% de nuestro tiempo a lo que comúnmente se conoce como vida laboral. Esto representa alrededor de 40 años en los que nos mantenemos invirtiendo en un trabajo, un empleo o la construcción de una carrera.
Fuente: www.google.com


¿En qué invertirás tú tiempo y energía los próximos 40 años de tu vida?


A partir de que tomamos la decisión de empezar a trabajar, comienza un camino de ascenso que construimos hasta más o menos los 40 años (una media de 15 años después de nuestro primer empleo), etapa de vida en la que podemos alcanzar un estado óptimo de nuestras facultades para el empleo, en combinación con un nivel de compensación económica igualmente satisfactoria. 
Al menos ésto era hasta ahora, si bien ha empezado a cambiar y cada vez más se está acortando el período máximo y ya hay expertos que lo sitúan entre los 30 y los 35 años para las nuevas generaciones, a 10 años de haber empezado a trabajar, bien porqué el entorno de trabajo es cada vez más cambiante en tecnologías, bien por perversiones del propio sistema laboral que elimina a quienes más cobran por personal con menor coste como estrategia empresarial perfectamente válida para competir en costes.
En general podemos hablar de un comportamiento ‘típico’ de acuerdo a la siguiente gráfica.
Como se muestra en la imagen, dependiendo de la generación a la que perteneces, la curva del flujo de efectivo será propensa a variar en su forma.

Perfil de carrera por generación


• Baby boomers: A nivel global se consideran pertenecientes a estas generaciones los nacidos desde los años 60 hasta mediados-fin de los 70 de acuerdo al incremento de la población mundial. 
Su perfil típico es aquel trabajador que empezaron en una empresa, permanecer en ella y desarrollarse en ella en profundidad, afianzarse y permanecer ahí el mayor tiempo posible hasta la jubilación. 
Actualmente son muchos ya los que se empiezan a jubilar o están en procesos de pre jubilación con 55 años.
• Generación X: Son la generación de nacidos entre finales de los 70 y los 80, quienes empezaron ya a vivir un tipo de cultura de estudios, de prepararse y ser mejores en base a una cultura empresarial basada en la permanencia en una empresa de acuerdo a lo vivido por sus propios padres. 
Empezaron a trabajar sobre mitad de los 90 y principio del 2000 con un incremento progresivo del desempleo y con él, mayor número de periodos sin actividad laboral. No obstante, luego de unos meses, hasta ahora lograban colocarse de nuevo y entonces aprendieron a navegar entre los periodos de empleo y los de receso. Para esta generación aún ahora se asocia el trabajo como el ‘fin’ si bien son más ya aquellos que empiezan a ser conscientes de otras necesidades y de cambio de paradigmas en su propia vida 
• Generación Y: Son aquellos nacidos a finales de los 80 y en los 90 que han empezado a incorporarse al mercado laboral en plena crisis europea a partir del 2005-2010.
Son un perfil que han aprendido a relacionarse de una forma distinta con el empleo, el desempleo y la vida en las empresas, así como con sus propios objetivos y prioridades. Han sabido resolverlo aprendiendo a adaptarse a un entorno increíblemente cambiante, en lugar de mirarlo como algo hostil.

“La única constante es el cambio”


Tal como lo muestra el gráfico anterior, este ciclo no siempre es continuo, tiene sus altas y sus bajas en función de los periodos de cambio y/o desempleo (voluntario o involuntario) que todos experimentamos durante nuestra trayectoria laboral.
Mantener el empleo de manera indefinida es hoy una posibilidad más que alejada de la realidad y utópica.  
En el momento actual, podemos quedar desempleados con una frecuencia que se estima puede ir de 3 a las 39 ocasiones, por periodos que van de los 2 a los 16 meses de inactividad (de media), según el rango de sueldo y de nivel jerárquico y de relaciones que hayamos alcanzado tanto en la propia empresa, sector o a nivel social.
Si nos fijamos en el gráfico del artículo original (www.altonivel.com.mx) podemos hacer una clara traslación hacia la situación global en Europa o cualquier otra economía.
Se puede observar que las personas cuyo empleo tienen un sueldo más bajo representan una alta rotación y están en paro muchas más veces que si bien el tiempo que tardan en colocarse entre empleo y empleo es mucho menor que para aquellos puestos con sueldos muy elevados (por especialización o nivel jerárquico) que tienen una rotación mucho menor pero dilatando hasta 16 meses el encontrar una nueva oportunidad de trabajo.

Claves para capitalizar el ciclo de vida de tu carrera profesional


Dependiendo de la etapa de la vida en la que te encuentres y tu ubicación en la curva de desarrollo profesional, hay diversas acciones que puedes emprender para capitalizar de manera efectiva los años que inviertes en tu desarrollo profesional y planificar los resultados que deseas obtener en todos los ámbitos: profesional, social, económico, emocional, etcétera.

Auto-conocimiento

Haz un inventario personal de habilidades y aptitudes. Define el destino, rumbo, sentido, dirección y significado de cada uno de los pasos que estarás  dando. Pregúntate: ¿Qué significado le darás a tu empleo? Pero, mejor aún: ¿Qué sentido le da a tu vida el empleo o carrera que deseas?
Muchas veces, nuestra estructura de personalidad, creencias, actitudes, intereses, etcétera, nos guían desde lo más profundo hacia una actividad o disciplina; por ejemplo, el deporte o la música. 
Sin embargo, el contexto en el que nos desenvolvemos puede orillarnos a tomar decisiones orientadas por aquello que podemos adquirir a través de los beneficios que da el trabajo.

Crea tu marca personal


Comunica una idea clara y congruente acerca de cómo esperas que te vean los demás. Detecta cuáles son tus diferenciadores con respecto a  los miles de personas que quieren hacer una carrera profesional de fondo. ¿Cuál es el ADN de tu propia marca?

Ahorro e inversión


Independientemente de tu edad, generación, nivel socioeconómico, adquiere el hábito de ahorrar e invertir pues te facilitará el acceso a mejores niveles de calidad de vida.  Aprender a gestionar tu presente y tu futuro, evitará que tu trayectoria laboral esté dominada por el endeudamiento y la constante carga de las cuentas por pagar.

Genera tu trayectoria

Es indispensable que distingas cuáles son los momentos estratégicos para obtener mayores beneficios profesionales y económicos. 

Mira detenidamente tu CV y traduce a la curva del flujo de desarrollo profesional tu propia historia, tomando en consideración tus beneficios económicos acumulados para determinar tu factor de crecimiento, y entonces observa:

Mayormente, el grado de productividad y rentabilidad de tu actividad laboral llega entre los 35 y los 45 años. Después, el ingreso puede variar, pero las necesidades que vienen con la edad pueden ser una constante de mayor peso. Elabora un plan de acción para enfrentarlas de manera eficiente.

Reinvéntate


Y ésto es lo más importante. Entre los 35 y 45, o los 40 y 50, se produce el que quizá es el último lapso en el que se puede ahorrar lo suficiente para la tercera edad; o bien, se puede dar un giro y dar un salto para iniciar con otra nueva curva, sea como auto empleo, como emprendedor o, si los recursos y condiciones así lo permiten, como empresario.
Analiza las siguientes posibles opciones: buscar un nuevo empleo que te revitalice; o emprender la creación de una empresa que te permita aplicar todos tus conocimientos y experiencia.

El Equipo de mecoach
Fuente original: http://www.altonivel.com.mx/

¿No hay salida?

Agachó la cabeza y pensó – Este es el último día-. Desde hace un año, Javier Martínez, un gerente de una pequeña empresa de estrategias de publicidad, siente que su vida profesional está estancada.

Javier lleva trabajando cinco años en la empresa. Al principio, su trabajo y empeño lo subió de puesto casi instantáneamente. Hoy sabe que no hay para dónde crecer, sin embargo, el miedo de pensar en explorar nuevos caminos profesionales y dejar su zona de confort, es mayor que la ambición de su propia preparación.

Todo profesional ha pasado por momentos decisivos que marcan su vida personal y académica. En las empresas, el ambiente laboral está repleto de ellos, cada ente simboliza un caso a tratar, que a su vez, genera un caso conjunto.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Al respecto, se han identificado dos causas por las cuales la gente se queda estática en sus vidas profesionales y personales, afectando de manera directa a la productividad y a la economía de las empresas: 

  1.     Porque no saben cómo hacerlo siendo esta causa fácil de solucionar, de manera personal o profesional requiere una actualización o capacitación, dando herramientas para reencausar su vida laboral. 
  2.      Por dependencias emocionales.  Llega un momento en la vida de cualquier profesional, donde estas dependencias estancan su vida personal y profesional, los frena en seco y genera un lastre económico para la institución y un lastre emocional para las personas. Estas dependencias evitan tomar decisiones y avanzar. Nos impide salir de nuestra zona de confort por el ‘miedo a perder’
Dependencias emocionales y falsa felicidad

¿Alguna vez te has sentido inseguro en tomar decisiones, sin capacidad de realizar cambios cualitativos en tu vida, no sabes cuál es tu rumbo profesional, sientes que no creces de manera personal, no sabes dónde encajar?

Estos son los resultados de situaciones generadas por una dependencia emocional. Estas dependencias suelen producir una comodidad agradable, pero una falsa felicidad, la cual atrapa e impide actuar y reaccionar.

 En la vida profesional de los individuos suele haber cuatro tipos de dependencia emocional: confort, control, éxito y ego.

El confort

Si bien no es la más complicada de resolver, sí es la más común. “Esta dependencia ocurre a cualquier nivel, directores, ejecutivos y colaboradores dependen de la comodidad. ¿Alguna vez te has preguntado si te conviene salir del puesto de trabajo donde llevas más de tres años, el cual no representa progreso, pero sí estabilidad? La respuesta es sencilla: no te conviene”.

El confort es una de las dependencias más recurrentes en la vida profesional, cuando nos encontramos en un estado sin retos, el miedo a cambiar de rumbos y quebrar este estado de confort es más fuerte que nuestro propio beneficio.

El control

Aún existen muchos directivos de la vieja escuela, con métodos y programas de gestión que dejan mucho qué desear y para quienes los empleados preparados sólo simbolizan retos y problemas de sublevación. ¿Cuántas veces no hemos escuchado esto en las organizaciones? El control es una de las dependencias de directivos, gerentes y líderes en las empresas, estancando la vida profesional de ellos y su personal. 

El ego

Los cambios generacionales están a la vuelta de la esquina. Están preparadas para los nuevos retos profesionales, su interacción con el mundo virtual y sus nuevas capacidades de síntesis, harán de estos personajes, los próximos directivos. ¡Pero ahora no! ¿Y tú que me vas a enseñar a mí?  ¡Te falta experiencia para opinar! ¡Cómo te atreves a cuestionarme! Son algunas frases donde la dependencia al ego, domina.

Estos personajes, y se da en cualquier puesto y estatus, suelen creer que la experiencia opaca a la capacidad, saboteando la carrera de sus compañeros y colaboradores. 

El éxito

Vanessa es compañera de Javier, es reconocida por ser una excelente creativa. Por dos años consecutivos ha ganado el premio a la mejor campaña publicitaria. Para ella, no hay mejor manera que hacerlo sola.

Este perfil trabaja en solitario, cree que sus capacidades son superiores debido a los resultados obtenidos, negándose a una convivencia laboral y a un trabajo en equipo. De esta forma, obstaculiza la retroalimentación, la comunicación y la enseñanza dentro de sus filas laborales, parando el crecimiento y oportunidades de superación de sus compañeros e iguales.

Estas dependencias emocionales ocurren en lo profesional tanto como en lo individual. Si bien es cierto que directivos, ejecutivos y gerentes, tienen en sus manos la responsabilidad de crear ambientes laborales para impulsar el crecimiento personal y profesional de su gente; también existen retos que los profesionales deben superar de manera individual.

¿Y tú? ¿Estás en un momento como este? Desde mecoach con nuestros profesionales ampliamente experimentados podemos ayudarte. No lo dudes.



El Equipo de mecoach
Fuente original: http://www.altonivel.com.mx/

Haz triunfar tus ideas

El cerebro humano funciona de manera sorprendente, cada segundo una tarea es determinada, desarrollada y, en ocasiones, concluida. Durante este intervalo miles de ideas son procesadas, algunas brillantes y otras no tanto. Sin embargo, alguna vez se han preguntado cuántas de ellas realmente se concretan.

Para el 90% de la humanidad, ninguna. Para el 10% restante, sí y son aquellos empresarios, emprendedores y, en algunos casos, los dueños del mundo, que por una sola idea, cambiaron el concepto de hacer negocios. 

Al respecto, Pau García-Milá, emprendedor, consultor y conferenciante sobre temas de innovación y estrategia para emprendedores, asegura que cada persona es capaz de desarrollar y hacer triunfar sus propias ideas, pero…


“El problema no es no tener ideas, el problema es que una vez que se tienen, lo primero que pasa en nuestra cabeza es que esa idea NO funciona. Las ideas no hay que buscarlas, éstas ya existen, y una vez que la atrapes, lo primero que debes hacer es apremiarlas y protegerlas”, comentó durante su participación en el World Innovation Forum de León, organizado por World of Business Ideas (Wobi). 

Pero, ¿cómo saber si tu idea es buena? Debe contar con dos cosas importantes: pasión y funcionalidad. De acuerdo con García-Milá la definición perfecta para clasificar una buena idea es la siguiente: “una buena idea es aquél pensamiento que se encuentra entre tu pasión y lo que a la gente le importa, si no cuenta con alguna de estas dos características, lo más seguro es que no funcione”. 

Sin embargo, aprender a clasificarlas podría ser un ejercicio que llevaría tiempo y dedicación. Ante ello, el autor del libro “Tienes una idea, peo aún no lo sabes”, nos brinda una pequeña guía para generar buenas ideas.

1. Observa el entorno
Fotos de www.google.com

Muchos se podrían preguntar qué observar de su día a día cuando la rutina gana. Para muchos expertos, la respuesta se encuentra ahí, en la rutina. Mira a tu alrededor cuando vas de camino al trabajo, ya sea en coche o en transporte público, de la cotidianeidad y de las necesidades básicas surgen las mejores ideas. Recuerda que la funcionalidad es primordial para hacer de una idea, un éxito. 

2. Haz las preguntas correctas

Una vez que hayas tenido la idea, asegúrate de deshacerte de tu peor enemigo: tu negatividad. Una vez que lo hayas logrado, comienza por realizar las preguntas correctas para saber si tu idea es factible o no. 

Por ejemplo: 
  • ¿Cuál es el objetivo de esta idea? 
  • ¿Existen otras ideas similares? 
  • ¿Qué es lo que se ha hecho sobre este tema? 
  • ¿Cómo podría llegar al objetivo? ¿Qué se tiene qué hacer?


3. Explícalas

No basta con hacer la pregunta adecuada, saber responderlas de manera objetiva es necesario para saber si la idea es viable o no. Una opción que podría ayudar en esta objetividad es realizar un feedback con personas de tu círculo personal y laboral. Sin embargo, debes tener cuidado y saber a quién se lo vas a pedir. De nada servirá pedir un feedback a una persona negativa por naturaleza o alguien que es conocido por su envidia a lo innovador. Asegúrate de obtener un feedback retroalimentativo. 

4. Saca una conclusión

Una vez que hayas terminado este proceso, el siguiente paso es llegar a una conclusión sobre tu idea: es viable o no. Si no lo es, no te desesperes, lo que sobran son ideas y, seguramente, encontrarás alguna que sea funcional. Si tu respuesta fue afirmativa, lo que sigue es saber qué hacer para que tu idea triunfe. 

Tener una idea funcional es el primer paso. Una vez que hayas encontrado la idea, que hayas hecho las preguntas adecuadas, que las hayas explicado y llegado a una conclusión, lo siguiente es hacer que estas ideas funcionen. De acuerdo con García-Milá, iniciar con este proceso es empezar a hacer negocios. ¿Cómo hacer que las ideas triunfen? 

Aterriza las ideas

Hay que empezar a concretar la idea ¿Qué es lo que se quiere hacer? Sería una respuesta perfecta para lograr concretar nuestro principal objetivo. El siguiente paso es hacer el primeranálisis de mercado, monitorea si la idea ya ha sido pensada, qué se ha hecho al respecto y cuál es el mercado al que se quiere llegar.
En este sentido, analiza el territorio o el país al que se aspira llegar, es importante que analices todos los factores: ¿Quiénes lo necesitan? ¿Qué idioma hablan? ¿Dónde viven?, entre otros. 

“El aterrizaje perfecto sería que haya mercado, que fuera grande y que no existirá nada parecido ni desarrollado”, comenta García-Milá. Si este es tu caso, el triunfo está asegurado. 

Si existe alguien que lo haya pensado, no te preocupes, hay muchas formas para hacer que tu idea sea mejor y más rápida de llegar al objetivo. 

Prepara la idea

El siguiente paso es preparar la idea para iniciar su desarrollo, para ello, tendrás que responder las siguientes preguntas: 

• ¿Dónde la lanzo? Cuando se habla de dónde, no específicamente tiene que ve con un lugar geográfico. En la actualidad, aterrizar ideas no significa que se tenga un lugar físico para que estas puedan desarrollarse, Internet es la clave de ello. Las preguntas adecuadas están en dónde se consumirá y se verá la información.

“Para los innovadores, hay que tomar en cuenta lo siguiente: para que llame la atención tu producto tienes menos de un minuto. Una persona promedio tarda 57% en que tu producto lo atrape, si se está viendo desde un ordenador (…) pero si se habla de un dispositivo móvil, la cosa cambia. La persona promedio tarda 6 segundos en saber si el producto le atrapa o no”, indicó el experto. 

• ¿Cuánto me costará? Los tiempos han cambiado y, con ello, los costos también. Antes se necesitaba realizar cuantiosas inversiones para sacar una idea al mercado, ahora el internet lo hace todo, la idea de que lo complejo era mejor que lo sencillo, ha quedado obsoleta, en la actualidad lo sencillo es lo mejor.

Con Internet, una idea que sea maravillosa puede llegar a todo el mundo y sin realizar una inversión significativa; el mejor ejemplo de ello, es Facebook. 

• ¿Cuándo hacerlo? La inmediatez es fundamental para cada uno de los consumidores, las ideas tienen que desarrollarse a la par. Hasta hace 20 años, existían proyectos que tardaban décadas para echarlos a andar.
Hoy, la idea es distinta, si existe un proyecto bien estructurado, el tiempo límite para comenzar a trabajar, de manera tangible y no sólo teórica, no tiene que rebasar los 6 meses. 

• ¿Cómo hacerlo? La respuesta para ello está en la siguiente pregunta: ¿Cómo hacer negocio con…? “El mejor ejemplo de ello es la siguiente idea: Existe una sola vaca en el planeta. ¿Cómo hacer negocio con la vaca?” Las respuestas pueden ser infinitas: se cobra por ver a la vaca, se renta la vaca para realizar paseos, se crea la fundación “Salvemos a la vaca”, vendemos su ADN y hacemos más. Para el experto, pelotear estas ideas ayudarán a encontrar la respuesta. Sin embargo, saber cuál es la esencia del negocio no es todo.

Busca a aquellos que la compartan

El último paso para hacer triunfadora a tu idea es soportarla con ayuda de los demás. Encontrar las personas que compartan la pasión por lo que buscas y que ayuden a estructurarla, es fundamental para hacerlo en grande.  Dependiendo qué tanto quieras crecer, busca gente que pueda y que quiera ser socio de tu negocio, siempre es importante encontrar inversionistas. 

¿Crees que estos pasos podrían ayudarte a hacer que tu idea triunfe? Comenta por qué. 
Artículo original:  TATIANA GUTIÉRREZ 

¿Cómo conseguir tus retos?

Día con día realizamos un sinfín de actividades, sin embargo, alguna de ellas, por más mínima que sea, se convierte en un factor que cuestiona nuestra integridad, nuestros valores y nuestra felicidad. ¿Por qué los números del negocio no levantan? ¿Por qué la relación con mi pareja va mal? Todas estas preguntas podrían conglomerarse en una sola: ¿Por qué no eres completamente feliz?
La felicidad, de acuerdo con estudiosos del tema, es un estado físico y mental con el que el hombre no nace, lo descubre. Para los psicólogos clínicos George Pratt y Peter Lambrou, encontrar un estado de satisfacción donde la productividad, la creatividad y la dicha sean las estrellas, puede lograrse una vez que la persona haya logrado desbloquear los centros energéticos del cuerpo que propicien el sentimiento de duda, malestar e infelicidad. 

En su libro “El código de la felicidad”, los autores clasifican a este estado de duda e infelicidad como “la niebla del sufrimiento”, que no es nada más que un estado constante de pensamientos negativos hacia tu persona, los cuales provocan sentimiento de inferioridad o incertidumbre. 
Fuente: www.google.com
El doctor Pratt y su colega, ha ayudado a golfistas, jugadores profesionales y al mismo presentador, Larry King, quien prologa el libro y asegura que para él salió el sol y hoy puede mantener el control de su propia felicidad, tras una serie de eventos que se lo impedían.
Y es que todos hemos pasado por estos sentimientos en algún momento de nuestras vidas, sin embargo, encontrar una solución al problema es lo más complicado. Para Pratt y Lambrou existen cuatro pasos importantes que ayudarán a deshacerse de la “niebla del sufrimiento” y así poder encontrar el verdadero camino a la felicidad. 

Paso 1. Identifica

Lo primero que hay que saber es cuáles son las cosas que te perturban, qué factores en tu vida no te permiten ser feliz. Dicen que quien identifica el problema, tiene la solución. Para ello, debes de tomar en cuenta los siguientes pasos: 
a) Identifica tus “colisiones de asteroides”
Crea una lista de acontecimientos pasados que puedan tener un fuerte impacto negativo en cómo te ves a ti mismo y cómo ves al mundo. 
Revisa la lista y determina qué acontecimiento es el que parece que ha tenido impacto más profundo y significativo. 
b) Identifica tus creencias autolimitadoras predominantes
Ahora es momento de analizar tus creencias, deja a un lado los sucesos que te han marcado y analiza cuáles han sido tus pensamientos negativos que no te ayudan a lograr tus objetivos y metas. 
c) Verifica
Analiza los puntos anteriores y separa el acontecimiento más significativo de tu pasado y la creencia autolimitadora que más prevalece. 

Paso 2. Borra

De acuerdo con los autores, este paso te ayudará a reequilibrar tu sistema de energía corporal y te preparará para crear nuevos patrones, todo a través de ejercicios físicos que te ayudarán a encontrar la energía positiva. 
a) Respira con las manos cruzadas
Siéntate con el tobillo izquierdo por encima del derecho, coloca tu mano izquierda por encima del pecho y envuélvela con la mano derecha. Toma aire por la nariz y expúlsalo por la boca, cierra los ojos y repite el ejercicio por dos minutos. 
Este ejercicio te ayudará a expulsar los malos pensamientos y energías dentro de tu cuerpo, es necesario que te encuentres tranquila y lista para descubrir nuevos caminos que te llevarán a la felicidad. 

Paso 3. Remodela

Es momento de liberar aquellas creencias negativas e instalar unas nuevas que te ayuden a mejorar tu autoestima y a ser consciente del problema. No se trata de evadir responsabilidades, se trata de saber dominar tu entorno y encontrar las mejores soluciones para llegar a la felicidad. 
a) Elimina lo malo
Una vez que separaste los acontecimientos y las creencias que te impiden encontrar un camino positivo. Es momento de eliminarlas. Realiza una lista con ellas y tíralas a la basura. Podría sonar absurdo, pero el cerebro lo capta como un movimiento de rechazo y hace que lo tomes de manera más objetiva. 
b) Pregúntate 
Es momento de preguntarse qué es lo que hiciste mal para que esos pensamientos te evitaran llegar a la felicidad, verifica si había otros caminos por tomar y responde por qué no lo hiciste. 
c) Proyecta tu nueva vida
Piensa en cuáles serían las decisiones correctas o las acciones que debes realizar para encontrar la felicidad. Ve qué has hecho mal y corrígelo. Este paso te ayudará a encontrar las respuestas que has buscado. Apunta en una lista las acciones que debes realizar, los cambios que debes impulsar y las nuevas decisiones que debes tomar.

Paso 4. Anclar

Es momento de creer. Si no crees que puedas lograrlo, jamás lo harás. El anclar simboliza el aterrizar tus pensamientos, fortalece tus creencias y comienza a buscar las soluciones que te permitirá actuar de manera adecuada. De acuerdo con Pratt y Lambrou, la energía es fundamental para retomar las actitudes positivas y para abrir nuevos horizontes. 
Artículo original: 
  • English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified