Haz triunfar tus ideas

El cerebro humano funciona de manera sorprendente, cada segundo una tarea es determinada, desarrollada y, en ocasiones, concluida. Durante este intervalo miles de ideas son procesadas, algunas brillantes y otras no tanto. Sin embargo, alguna vez se han preguntado cuántas de ellas realmente se concretan.

Para el 90% de la humanidad, ninguna. Para el 10% restante, sí y son aquellos empresarios, emprendedores y, en algunos casos, los dueños del mundo, que por una sola idea, cambiaron el concepto de hacer negocios. 

Al respecto, Pau García-Milá, emprendedor, consultor y conferenciante sobre temas de innovación y estrategia para emprendedores, asegura que cada persona es capaz de desarrollar y hacer triunfar sus propias ideas, pero…


“El problema no es no tener ideas, el problema es que una vez que se tienen, lo primero que pasa en nuestra cabeza es que esa idea NO funciona. Las ideas no hay que buscarlas, éstas ya existen, y una vez que la atrapes, lo primero que debes hacer es apremiarlas y protegerlas”, comentó durante su participación en el World Innovation Forum de León, organizado por World of Business Ideas (Wobi). 

Pero, ¿cómo saber si tu idea es buena? Debe contar con dos cosas importantes: pasión y funcionalidad. De acuerdo con García-Milá la definición perfecta para clasificar una buena idea es la siguiente: “una buena idea es aquél pensamiento que se encuentra entre tu pasión y lo que a la gente le importa, si no cuenta con alguna de estas dos características, lo más seguro es que no funcione”. 

Sin embargo, aprender a clasificarlas podría ser un ejercicio que llevaría tiempo y dedicación. Ante ello, el autor del libro “Tienes una idea, peo aún no lo sabes”, nos brinda una pequeña guía para generar buenas ideas.

1. Observa el entorno
Fotos de www.google.com

Muchos se podrían preguntar qué observar de su día a día cuando la rutina gana. Para muchos expertos, la respuesta se encuentra ahí, en la rutina. Mira a tu alrededor cuando vas de camino al trabajo, ya sea en coche o en transporte público, de la cotidianeidad y de las necesidades básicas surgen las mejores ideas. Recuerda que la funcionalidad es primordial para hacer de una idea, un éxito. 

2. Haz las preguntas correctas

Una vez que hayas tenido la idea, asegúrate de deshacerte de tu peor enemigo: tu negatividad. Una vez que lo hayas logrado, comienza por realizar las preguntas correctas para saber si tu idea es factible o no. 

Por ejemplo: 
  • ¿Cuál es el objetivo de esta idea? 
  • ¿Existen otras ideas similares? 
  • ¿Qué es lo que se ha hecho sobre este tema? 
  • ¿Cómo podría llegar al objetivo? ¿Qué se tiene qué hacer?


3. Explícalas

No basta con hacer la pregunta adecuada, saber responderlas de manera objetiva es necesario para saber si la idea es viable o no. Una opción que podría ayudar en esta objetividad es realizar un feedback con personas de tu círculo personal y laboral. Sin embargo, debes tener cuidado y saber a quién se lo vas a pedir. De nada servirá pedir un feedback a una persona negativa por naturaleza o alguien que es conocido por su envidia a lo innovador. Asegúrate de obtener un feedback retroalimentativo. 

4. Saca una conclusión

Una vez que hayas terminado este proceso, el siguiente paso es llegar a una conclusión sobre tu idea: es viable o no. Si no lo es, no te desesperes, lo que sobran son ideas y, seguramente, encontrarás alguna que sea funcional. Si tu respuesta fue afirmativa, lo que sigue es saber qué hacer para que tu idea triunfe. 

Tener una idea funcional es el primer paso. Una vez que hayas encontrado la idea, que hayas hecho las preguntas adecuadas, que las hayas explicado y llegado a una conclusión, lo siguiente es hacer que estas ideas funcionen. De acuerdo con García-Milá, iniciar con este proceso es empezar a hacer negocios. ¿Cómo hacer que las ideas triunfen? 

Aterriza las ideas

Hay que empezar a concretar la idea ¿Qué es lo que se quiere hacer? Sería una respuesta perfecta para lograr concretar nuestro principal objetivo. El siguiente paso es hacer el primeranálisis de mercado, monitorea si la idea ya ha sido pensada, qué se ha hecho al respecto y cuál es el mercado al que se quiere llegar.
En este sentido, analiza el territorio o el país al que se aspira llegar, es importante que analices todos los factores: ¿Quiénes lo necesitan? ¿Qué idioma hablan? ¿Dónde viven?, entre otros. 

“El aterrizaje perfecto sería que haya mercado, que fuera grande y que no existirá nada parecido ni desarrollado”, comenta García-Milá. Si este es tu caso, el triunfo está asegurado. 

Si existe alguien que lo haya pensado, no te preocupes, hay muchas formas para hacer que tu idea sea mejor y más rápida de llegar al objetivo. 

Prepara la idea

El siguiente paso es preparar la idea para iniciar su desarrollo, para ello, tendrás que responder las siguientes preguntas: 

• ¿Dónde la lanzo? Cuando se habla de dónde, no específicamente tiene que ve con un lugar geográfico. En la actualidad, aterrizar ideas no significa que se tenga un lugar físico para que estas puedan desarrollarse, Internet es la clave de ello. Las preguntas adecuadas están en dónde se consumirá y se verá la información.

“Para los innovadores, hay que tomar en cuenta lo siguiente: para que llame la atención tu producto tienes menos de un minuto. Una persona promedio tarda 57% en que tu producto lo atrape, si se está viendo desde un ordenador (…) pero si se habla de un dispositivo móvil, la cosa cambia. La persona promedio tarda 6 segundos en saber si el producto le atrapa o no”, indicó el experto. 

• ¿Cuánto me costará? Los tiempos han cambiado y, con ello, los costos también. Antes se necesitaba realizar cuantiosas inversiones para sacar una idea al mercado, ahora el internet lo hace todo, la idea de que lo complejo era mejor que lo sencillo, ha quedado obsoleta, en la actualidad lo sencillo es lo mejor.

Con Internet, una idea que sea maravillosa puede llegar a todo el mundo y sin realizar una inversión significativa; el mejor ejemplo de ello, es Facebook. 

• ¿Cuándo hacerlo? La inmediatez es fundamental para cada uno de los consumidores, las ideas tienen que desarrollarse a la par. Hasta hace 20 años, existían proyectos que tardaban décadas para echarlos a andar.
Hoy, la idea es distinta, si existe un proyecto bien estructurado, el tiempo límite para comenzar a trabajar, de manera tangible y no sólo teórica, no tiene que rebasar los 6 meses. 

• ¿Cómo hacerlo? La respuesta para ello está en la siguiente pregunta: ¿Cómo hacer negocio con…? “El mejor ejemplo de ello es la siguiente idea: Existe una sola vaca en el planeta. ¿Cómo hacer negocio con la vaca?” Las respuestas pueden ser infinitas: se cobra por ver a la vaca, se renta la vaca para realizar paseos, se crea la fundación “Salvemos a la vaca”, vendemos su ADN y hacemos más. Para el experto, pelotear estas ideas ayudarán a encontrar la respuesta. Sin embargo, saber cuál es la esencia del negocio no es todo.

Busca a aquellos que la compartan

El último paso para hacer triunfadora a tu idea es soportarla con ayuda de los demás. Encontrar las personas que compartan la pasión por lo que buscas y que ayuden a estructurarla, es fundamental para hacerlo en grande.  Dependiendo qué tanto quieras crecer, busca gente que pueda y que quiera ser socio de tu negocio, siempre es importante encontrar inversionistas. 

¿Crees que estos pasos podrían ayudarte a hacer que tu idea triunfe? Comenta por qué. 
Artículo original:  TATIANA GUTIÉRREZ 
Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.

  • English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified