¿No hay salida?

Agachó la cabeza y pensó – Este es el último día-. Desde hace un año, Javier Martínez, un gerente de una pequeña empresa de estrategias de publicidad, siente que su vida profesional está estancada.

Javier lleva trabajando cinco años en la empresa. Al principio, su trabajo y empeño lo subió de puesto casi instantáneamente. Hoy sabe que no hay para dónde crecer, sin embargo, el miedo de pensar en explorar nuevos caminos profesionales y dejar su zona de confort, es mayor que la ambición de su propia preparación.

Todo profesional ha pasado por momentos decisivos que marcan su vida personal y académica. En las empresas, el ambiente laboral está repleto de ellos, cada ente simboliza un caso a tratar, que a su vez, genera un caso conjunto.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Al respecto, se han identificado dos causas por las cuales la gente se queda estática en sus vidas profesionales y personales, afectando de manera directa a la productividad y a la economía de las empresas: 

  1.     Porque no saben cómo hacerlo siendo esta causa fácil de solucionar, de manera personal o profesional requiere una actualización o capacitación, dando herramientas para reencausar su vida laboral. 
  2.      Por dependencias emocionales.  Llega un momento en la vida de cualquier profesional, donde estas dependencias estancan su vida personal y profesional, los frena en seco y genera un lastre económico para la institución y un lastre emocional para las personas. Estas dependencias evitan tomar decisiones y avanzar. Nos impide salir de nuestra zona de confort por el ‘miedo a perder’
Dependencias emocionales y falsa felicidad

¿Alguna vez te has sentido inseguro en tomar decisiones, sin capacidad de realizar cambios cualitativos en tu vida, no sabes cuál es tu rumbo profesional, sientes que no creces de manera personal, no sabes dónde encajar?

Estos son los resultados de situaciones generadas por una dependencia emocional. Estas dependencias suelen producir una comodidad agradable, pero una falsa felicidad, la cual atrapa e impide actuar y reaccionar.

 En la vida profesional de los individuos suele haber cuatro tipos de dependencia emocional: confort, control, éxito y ego.

El confort

Si bien no es la más complicada de resolver, sí es la más común. “Esta dependencia ocurre a cualquier nivel, directores, ejecutivos y colaboradores dependen de la comodidad. ¿Alguna vez te has preguntado si te conviene salir del puesto de trabajo donde llevas más de tres años, el cual no representa progreso, pero sí estabilidad? La respuesta es sencilla: no te conviene”.

El confort es una de las dependencias más recurrentes en la vida profesional, cuando nos encontramos en un estado sin retos, el miedo a cambiar de rumbos y quebrar este estado de confort es más fuerte que nuestro propio beneficio.

El control

Aún existen muchos directivos de la vieja escuela, con métodos y programas de gestión que dejan mucho qué desear y para quienes los empleados preparados sólo simbolizan retos y problemas de sublevación. ¿Cuántas veces no hemos escuchado esto en las organizaciones? El control es una de las dependencias de directivos, gerentes y líderes en las empresas, estancando la vida profesional de ellos y su personal. 

El ego

Los cambios generacionales están a la vuelta de la esquina. Están preparadas para los nuevos retos profesionales, su interacción con el mundo virtual y sus nuevas capacidades de síntesis, harán de estos personajes, los próximos directivos. ¡Pero ahora no! ¿Y tú que me vas a enseñar a mí?  ¡Te falta experiencia para opinar! ¡Cómo te atreves a cuestionarme! Son algunas frases donde la dependencia al ego, domina.

Estos personajes, y se da en cualquier puesto y estatus, suelen creer que la experiencia opaca a la capacidad, saboteando la carrera de sus compañeros y colaboradores. 

El éxito

Vanessa es compañera de Javier, es reconocida por ser una excelente creativa. Por dos años consecutivos ha ganado el premio a la mejor campaña publicitaria. Para ella, no hay mejor manera que hacerlo sola.

Este perfil trabaja en solitario, cree que sus capacidades son superiores debido a los resultados obtenidos, negándose a una convivencia laboral y a un trabajo en equipo. De esta forma, obstaculiza la retroalimentación, la comunicación y la enseñanza dentro de sus filas laborales, parando el crecimiento y oportunidades de superación de sus compañeros e iguales.

Estas dependencias emocionales ocurren en lo profesional tanto como en lo individual. Si bien es cierto que directivos, ejecutivos y gerentes, tienen en sus manos la responsabilidad de crear ambientes laborales para impulsar el crecimiento personal y profesional de su gente; también existen retos que los profesionales deben superar de manera individual.

¿Y tú? ¿Estás en un momento como este? Desde mecoach con nuestros profesionales ampliamente experimentados podemos ayudarte. No lo dudes.



El Equipo de mecoach
Fuente original: http://www.altonivel.com.mx/
Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.

  • English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified